La Unidad Plateros


La unidad fue construida en los terrenos que ocupó el legendario hospital psiquiátrico La Castañeda, inaugurado por Porfirio Díaz como parte de la celebración del Centenario de la Independencia en 1910; era un complejo de 24 edificios, que por cierto fue tomado por los zapatistas en 1915, y se considera el inicio de la psiquiatría moderna en México. Antes de eso aquí se ubicó la hacienda pulquera de La Castañeda; y antes fue un área de barrancas boscosas llena de cascadas y manantiales, cruzada por el hermoso río Mixcoac, donde la gente de la ciudad venía a descansar (para mayor información haz click aquí).


Tenemos muchas razones para estar orgullosos de vivir en Plateros

La Unidad Habitacional Lomas de Plateros fue construida entre 1964 y 1968 en las orillas de la Ciudad de México. Fue diseñada por Mario Pani, uno de los mejores arquitectos mexicanos de todos los tiempos.

En el diseño Pani se basó en las ciudades prehispánicas, tanto en la combinación de cuerpos masivos con grandes espacios abiertos, como en la fórmula de colocar los edificios sobre taludes y terrazas (lo que nosotros llamamos «bardas» y «explanadas»). Respecto a los colores, por medio de cuidadosas combinaciones de colores vivos con blanco, Pani creó murales abstractos ultramodernos según el arte de esa época.

Pani trabajó en este proyecto con un equipo de gente extraordinariamente talentosa, como Abraham Zabludovski, y especialmente Mathias Goeritz, arquitecto alemán naturalizado mexicano, artista de importancia mundial, autor (junto con Luis Barragán) de las Torres de Satélite. Goeritz es el autor de la escultura que está en el centro de la sección F, y que es símbolo de toda la Unidad Plateros.

Por si fuera poco, no sólo tenía incorporados servicios que hasta el día de hoy muchas unidades no cuentan con ellos (como el gas natural por tubería y las cisternas de agua propias), sino que todos los equipos de suministro eran subterráneos, para mejorar el entorno de los habitantes. Por todo esto, la Unidad Plateros merece ser considerada Patrimonio Arquitectónico de la Ciudad de México.

Durante sus primeras décadas fue administrada por Asociación Hipotecaria Mexicana y luego por el Banco Mexicano Somex. El excelente equipamiento (muchísimas áreas verdes y deportivas, oficina de administración, escuelas, comercios, vías de transporte, cisternas, etc.), así como el mantenimiento constante (jardinería, pintura, servicio de limpia, vigilancia policiaca, etc.) ofreció a sus 35,000 habitantes un elevado nivel de vida, que era motivo de gran orgullo para sus jóvenes habitantes.


Nuestros problemas vienen de la desunión

Sin embargo, cuando la unidad fue entregada por el banco a los vecinos para su autoadministración, la falta de unión entre los habitantes provocó un acelerado deterioro físico: abandono de las áreas comunes; inseguridad por falta de iluminación; daños debidos a plantas y árboles fuera de control, etc. El mal procesamiento de la basura provocó plagas de ratas y cucarachas. El mantenimiento y reequipamiento se empezó a hacer de forma inadecuada, por ejemplo colocando indebidamente transformadores de luz sobre las banquetas en lugar de sus instalaciones subterráneas, y colocando cables de teléfono y televisión de paga al frente de los edificios, lo cual deteriora la imagen urbana y el valor de las propiedades.

Por otra parte, los habitantes originales envejecieron o emigraron, y sus hijos no conservaron el orgullo de la comunidad. La falta de una cultura condominal provocó problemas como vandalismo, fecalismo (depósito de heces fecales animales o humanas al aire libre, lo que provoca enfermedades digestivas y respiratorias, especialmente a los niños), y el crecimiento de problemas asociados a la falta de una cultura comunitaria fuerte, como son alcoholismo, drogadicción e inseguridad.


Nuestros puntos fuertes

En la Unidad Plateros tenemos cualidades muy fuertes para poder recuperarnos. Por ejemplo: la mayoría de los habitantes somos dueños de los departamentos; en general hay un buen nivel educativo; el grado de marginación es muy bajo; etc. Por otra parte, en la sección F tenemos más áreas verdes que ninguna otra unidad en la ciudad, y un entorno sumamente silencioso. Ambas cosas ya son lujos en una ciudad como esta. Además no tenemos fenómenos como las ampliaciones ilegales, que son un verdadero problema en otras unidades.

Pero sobre todo, tenemos dos grandes ventajas: ya sabemos cuál es el origen de nuestros problemas, y eso nos da la oportunidad de corregirlos. Y afortunadamente somos muchos los vecinos dispuestos a poner nuestro tiempo y nuestro entusiasmo para hacer una comunidad mejor.

En resumen, tenemos todo para recuperar el nivel de vida que queremos para nosotros y nuestras familias, sólo hace falta tu participación!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.